Uso inteligente de las tecnologías de la información

Mi hijo/hija tiene una foto de un profesor/a, compañero/compañera con insultos en tuenti

Por Andrea Alfaro

¿Qué pasa cuando vemos una foto en el perfil de tuenti de nuestro hijo o hija de un profesor/a o de un compañero/a de clase con insultos? Por las experiencias que hemos conocido a lo largo de los cursos que hemos impartido, normalmente la solución suele ser castigar al o la adolescente sin tuenti durante un tiempo. En el caso de un profesor o profesora, a veces, son expulsados del colegio, pero si no ha sido la o el que ha incitado a insultar o a subir la foto, solo se lleva una reprimenda con su correspondiente castigo.

Para tratar de que no se produzcan o repitan estas situaciones es necesario que los y las adolescentes aprendan a empatizar, ponerles en el lugar del profesor o profesora, que imaginen que fuera su padre o su madre, tratar de hacerles ver que con esa acción no solucionan nada, que si verdaderamente tienen un conflicto con el o la docente deben hablarlo con él o ella, o con el jefe de estudios y seguir los cauces adecuados para ello.

Debemos insistir en que las venganzas no resuelven conflictos y en la indefensión en que se encuentra el profesor o profesora. Porque la reprimenda y el castigo son consecuencias de un mal acto, pero también es necesario que aprendan con ello. Y por supuesto, deben reparar el daño causado, solo así adquirirán la madurez necesaria para no repetir ciertas situaciones.

Entre compañeros/as

En el caso de un compañero o compañera, es necesario repetir los mismos pasos, pero nunca hablar entre los padres y madres del o la adolescente injuriado/a y el o la que ha realizado dichos insultos. Por muy buena intención que tengamos, podemos generar una situación tensa que derive en un conflicto.

En los cursos las madres se muestran preocupadas por la dificultad que tienen los adolescentes para contar estos hechos y enfrentarse a los líderes, puesto que son considerados como chivatos. Podemos dar muchas teorías sobre esto, pero la realidad es que es verdaderamente difícil para los y las adolescentes diferenciar entre chivar y denunciar el sufrimiento de un compañero/a.

En este caso trataremos de dar las herramientas necesarias a nuestro hijo e hija para que se enfrente a esta situación y hablaremos frecuentemente para saber si ha sufrido alguna reprimenda, en dicho caso habrá que hablar con el centro educativo.

Si nuestro hijo o hija ha sido la que ha subido la foto y ha puesto los insultos, le haremos reflexionar y le haremos reparar el daño tanto en la red como en persona, eso sí, trataremos de que vea que ese acto que realiza es de una gran madurez. Los adultos que tengan conocimiento de esta situación no deberán etiquetarle ni señalarle y se tratará con gran discrección puesto que lo ha hecho una vez, pero posiblemente tras lo aprendido no lo repita.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba