Uso inteligente de las tecnologías de la información

didaknet Los riesgos de practicar sexting a cualquier edad

Sexting-a praktikatzeak ekar litzakeen arriskuak edozein adinatan

Txema González

Sexting-a aplikazioaren, helbide elektronikoaren edo sare sozialen bidez bideo edo irudi pertsonalak eta sexyak edo sexualak partekatzea da eta helduek zein gazteek egin ohi dute.

Net Children Go Mobile ikerketaren arabera 11 eta 12 urteko adingabeen %19k, 13 eta 14 urteko nerabeen %34k eta 15 eta 16 urteko gazteen %42k horrelako mezuak jaso dituzte.

Snapchat edo Telegram aplikazioak erabiltzen dituzte eduki sexual horiek partekatzeko, edukiak denbora jakin baten buruan deuseztatu egiten baitira. Mezua bidaltzen duenak markatzen du denbora. Hala ere, mezua jasotzen duenak begiratzen duen bitartean beste gailu batekin grabatzen badu?

Sexting-a egiteak ekar litzakeen arriskuak

Larrienak izan zitekeen sextorsioa, hau da, biktimari xantaia egitea; normalean dirua edo sexu harremanak izatea eskatzen diote, baina horrela egin ezean, irudiak edo grabaketak biktimaren kontaktuei bidaliko dizkietela esaten diote. Horrez gain, beste arrisku bat ere ziberjazarpena izan daiteke, eduki horiek biktimaren inguruko pertsonei eduki horiek erakusten baitizkiote.

Hona hemen Didakneten ikusi ditugun hiru kasu:

 

 

1.kasua: Institutu batean 

En una charla que tuvimos con adolescentes de 14- 15 años sobre aplicaciones como Instagram o Snapchat, se mostraron favorables a compartir contenidos subidos de tono con sus parejas, alegando que después de todo eran sus novios o novias. Entre el grupo se encontraba una joven que mostraba su disconformidad, y al preguntarle nos contó su experiencia: tuvo una pareja durante varios meses a la que envío ese tipo de material, rompieron y ella le pidió que lo borrara todo.  Él se negó, aludiendo que ahora todo ese material era suyo y que podía hacer lo que quisiera con ello.

Caso 2: Una joven pareja se separa físicamente, él se va a estudiar fuera, al cabo de unos días le dice que la echa de menos y que le envíe fotos y vídeos de contenido sexual.  Ella, como “prueba de amor” atiende a sus peticiones, incluso cuando le solicita material más explícito, hasta límites insospechados.

Pasados unos meses, ella toma la decisión de que es mejor romper la pareja por la distancia. Él se lo toma muy mal y opta por publicar todos los vídeos en YouTube, acompañados de los datos personales de su expareja, nombre, domicilio, número de teléfono.  Su madre encontró esos vídeos en Internet, desesperada acudió a nuestro blog y, por suerte, en menos de una hora se pudieron eliminar.  

Caso 3: Una hija sorprendió a su madre haciéndose selfies eróticos para enviárselos a su amante. La joven, inquieta, nos pidió ayuda porque era incapaz de convencer a su madre del riesgo que acarreaba. Además de que ese hombre supiera tanto de sus vidas, el que tuviera ese tipo de fotos y vídeos hacía que pudiera hacer chantaje a su madre si esta quería acabar la relación.

Por lo que vemos normalmente, quienes más sufren las consecuencias del sexting son las mujeres, por lo que parecería lógico recomendarles que no lo hicieran, pero, ¿no sería más correcto educar a nuestros hijos varones en que no hay que pedir ese tipo de contenidos?

Igualmente, debemos recordar que mostrar o compartir fotos o vídeos de otras personas sin su autorización es delito,  y si estas son menores de edad, puede ser un delito grave.

No se trata de prohibir el sexting, ni de que vayamos donde nuestro hijo o nuestra hija a amenazarles con quitarles el móvil, la webcam o ponerle un candado al Wifi. Tan solo debemos tratar el tema con naturalidad, explicarles en qué consiste la confianza, ya que no es lo mismo una persona que acabas de conocer que una pareja duradera y que no tiene por qué ser esta la definitiva.

Y si van a hacerlo, el consentimiento de las partes es algo fundamental, debemos preguntar antes de mandar algo así, quizás no quiera recibirlo la otra parte.

Y recuerda: No pidas ese tipo de material, y si lo haces y te dicen “NO”, no insistas.

También ten en cuenta que si tienes en tu dispositivo imágenes o vídeos de alto carácter erótico de tu pareja  y lo pierdes o te lo roban, pondrías en riesgo su privacidad e integridad.

Si vas a crear ese tipo de contenido, no des pistas sobre quién eres, no muestres tu rostro, tatuajes, rasgos que te identifiquen claramente o el entorno, tu habitación con fotos familiares, por ejemplo.

Tampoco se trata de hacerse una colección, sería mejor que cada vez que proporcionemos material nuevo, se eliminara el anterior.

Utzi erantzuna

Zure e-posta helbidea ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude

Scroll to top