Uso inteligente de las tecnologías de la información

Como detectar la adiccion a Internet movil tablet redes sociales ordenador smartphone

Como detectar la adicción a Internet (móvil, tablet, redes sociales)

Por Andrea Alfaro

Ya hablamos en un post anterior sobre cómo tratar de prevenir la adicción a Internet en menores y también en adultos. En este artículo trataremos de describir los comportamientos que podrían indicar que un/a menor está sufriendo una adicción.

  • Está conectado/a a Internet durante horas
  • No quiere realizar otra actividad que no sea jugar con la tablet/móvil/videoconsolas
  • No se relaciona en persona, solo a través de las redes o de aplicaciones de mensajería instantánea
  • No cumple con sus obligaciones
  • Miente sobre el tiempo que ha estado conectado a Internet
  • Si no está conectado/a se siente deprimido/a, nervioso/a o enfadado/a
  • Aumenta cada día el tiempo que está conectado/a a Internet

Adicción a las redes sociales:

Cuando se está en la adolescencia los/as menores necesitan refuerzos, y, muchas veces, los buscan a través de las redes sociales o las aplicaciones. ¿Cómo podemos detectar que tiene una gran dependencia de las redes o aplicaciones?

  • Si cambia su humor en función de los “me gusta” que ha conseguido
  • Si pasa horas haciéndose fotografías y retocándolas para subirlas a las redes o las aplicaciones
  • Si necesita exponer todo lo que hace en la red
  • Si solo se relaciona a través de las redes o las aplicaciones de mensajería instantánea

En ambos casos no se puede prohibir ni el uso de las redes sociales o aplicaciones, ni de Internet, puesto que sería perjudicial; además, dependiendo de la edad, éste/a trataría de conectarse a través de amigos/as o de cualquier otra manera.

Si vemos que la adicción es realmente grave sería importante consultar a un psicoterapeuta para que valore a nuestro/a hijo/a. Si no es así, pero creemos que pasa demasiado tiempo conectado debemos de hablar con él/ella, explicarle las consecuencias negativas de su comportamiento, ir limitando poco a poco el uso de las redes/aplicaciones o de Internet, fomentar otro tipo de actividades y mostrarle los beneficios de la vida no virtual. Además, es importante que sean conscientes que las personas muestran en las redes solo la parte que les interesa, por lo que a veces parece que éstas viven una vida ideal, es decir, han construido un personaje.

Uno de los casos más conocidos de adicción a las redes sociales fue el de Essena O´Neill que ya comentamos en el blog de didaknet. Una joven que se pasaba el día subiendo fotografías a Instagram y que era seguida por miles de personas. En vista de su popularidad las marcas decidieron pagarle por llevar su ropa o sus complementos. Sin embargo, un día Essena fue consciente de que vivía por y para Instagram. Su humor cambiaba si no conseguía los “me gusta” esperados o si su tripa se marcaba más de lo que quería. El resultado fue que cerró su cuenta y actualmente se dedica a impartir charlas para mostrar a los/as jóvenes que existe una vida mucho más rica que la de las redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top