Uso inteligente de las tecnologías de la información

Sin redes sociales se vive mejor

¿Sin redes sociales se vive mejor?

Por Clara Fraile

En estos momentos ‘destecnologizarse’ se presenta como una tendencia en crecimiento. Cada persona debe decidir cómo utilizar el móvil y las redes, instrumentos útiles y gratificantes si sabemos ponerlos a trabajar a nuestro favor.


Las redes sociales nos sirven para compartir vivencias e intereses, para entretenernos y enterarnos de las noticias y de las cosas que hacen o dicen nuestros amigos y las personas famosas a las que nos gusta seguir… Sin embargo, como siempre recordamos en didaknet, no están exentas de riesgos. Uno de ellos es entrar en una cuenta y no saber cuándo acabar. Esto puede suceder por distintas razones: unas personas quieren acumular información, otras jugar, y quienes llegan a la extenuación en su afán de ofrecer la imagen digital que desean proyectar, bien sea física o intelectual.

El cierre voluntario de las propias cuentas comienza a verse como una posibilidad. Hay usuarios que desactivan sus cuentas por cuestiones que tienen que ver con la privacidad. La adicción, el estrés de la vida digital con sus demandas de atención, la sensación de estar perdiendo el tiempo en ellas -en lugar de tener unas relaciones sociales de calidad- son otras de las causas.

essenaoneill en Instagram

Un ejemplo que ha movido a la reflexión es el de la modelo Essena O’Neill, que recientemente decidió cerrar sus cuentas de Instagram –donde tenía 720.000 seguidores-  y también de Snapchat y Youtube. “¿Hablamos de algo más importante que de mí, por favor?”, se preguntaba la joven australiana. Su reflexión sobre la vida en las redes la ha llevado a publicar este vídeo sobre la adicción en su página web.

[youtube https://www.youtube.com/watch?v=ao8L-0nSYzg]

Essena O’Neill ha creado la página de internet Let’s be game changers (Seamos quienes cambiemos el juego), con la que quiere promover “las conexiones con la vida real”, la salud física y mental y valores relacionados con la ecología y la preservación del medio natural. A su juicio la vida en las redes es una mentira.

Lets be game changers

Además, la modelo ha querido hacer algo para remediar lo obsesionada que llegó a estar con su físico; le duele recordar que ella era un modelo a seguir para tantos jóvenes que se han convertido en esclavos de la imagen hasta el punto de restringir su ingesta de alimentos de forma peligrosa para mantenerse delgados, igual que hacía ella.

Essena Oneill

Pero, ¿qué es en realidad lo que hizo cambiar de parecer a Essena O’Neil? Ella misma daba la respuesta cuando anunció el cierre de sus cuentas: había pasado toda su adolescencia tratando desesperadamente de complacer a los demás, siempre pendiente de los “me gustas”.

Los estudios

Coleccionistas de momentos, dicen los estudios que son los jóvenes en el uso de las redes sociales, personas que han desarrollado incluso una capacidad de anticipación, ya que se imaginan la foto de las experiencias que viven incluso antes de que sucedan. Essena O’Neill decidió salir del círculo vicioso basado en la aprobación de los demás en el que se encontraba y lo ha hecho de la forma más drástica: desactivando sus cuentas.

En este sentido, el Happiness Research Institute de Dinamarca ha realizado un estudio entre 1.095 usuarios de Facebook, con edades comprendidas entre los 16 y 76 años. El 80% de ellos admitía consultar la red social al menos media hora al día. Se dividió a los usuarios en dos grupos de manera aleatoria y, mientras que uno siguió usando Facebook con normalidad, el resto no lo miró durante una semana. Al cabo de ese tiempo, las personas que no habían consultado la red social se sentían más felices y satisfechas con su propia vida. La razón, según los autores del estudio, es que Facebook y el resto de las redes reflejan sólo la parte positiva de la vida. Lo cual no es real. Sin embargo, cuando evaluamos nuestras vidas, nos influyen las comparaciones sociales.

Corrobora este resultado una investigación de la Universidad del Valle de Utah que encontró una relación directa entre la cantidad de tiempo que se pasa en Facebook y la manera en que percibimos nuestras vidas: quienes pasan más tiempo en las redes piensan constantemente que sus ‘amigos’ tienen una vida mejor que la suya.

Si continuamos hablando de Facebook, esta plataforma tiene más de 1.500 millones de perfiles abiertos en todo el mundo. Cada persona usuaria debe decidir por sí misma si utilizar ésta u otras redes sociales resulta enriquecedor para su vida y le hace más feliz o no. Pero, sin duda, el uso inteligente de estas herramientas pasa por preguntarnos para qué las usamos y por marcarnos límites.

3 comentarios sobre “¿Sin redes sociales se vive mejor?

  1. Responder
    grami21 - 20 noviembre, 2015

    ¨Totalmente de acuerdo¨: El tiempo de cada uno es¨ORO¨, y nunca hay que olvidarse de eso.

  2. Responder

    […] de los casos más conocidos de adicción a las redes sociales fue el de Essena O´Neill que ya comentamos en el blog de didaknet. Una joven que se pasaba el día subiendo fotografías a […]

  3. Responder

    […] de los casos más conocidos de adicción a las redes sociales fue el de Essena O´Neill que ya comentamos en el blog de didaknet. Una joven que se pasaba el día subiendo fotografías a […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba