Uso inteligente de las tecnologías de la información

Ciberbullying, el problema que más se repite entre adolescentes

Ciberbullying, el problema que más se repite entre adolescentes

Por Andrea Alfaro

Hoy en día está muy extendido el uso de las nuevas tecnologías en la adolescencia. A través de Internet hablan con sus amigos, buscan la información que necesitan, hacen y cuelgan fotos y vídeos en las redes sociales, entre otras muchas cosas. Debido a esto, los y las adolescentes, al igual que los padres y las madres, creen que dominan las nuevas tecnologías y la red.

Sin embargo, pese a que el uso de las nuevas tecnologías es muy positivo, no tienen en cuenta que si no se utilizan de forma adecuada también puede traer problemas como el ciberbullying, el sexting o el grooming. Estos últimos son nuevos, surgidos con la llegada de Internet, pero el ciberbullying, en cambio, no es nuevo del todo, puesto que es el acoso escolar de toda la vida pero a través de Internet. En este artículo nos centraremos en el ciberbullying, porque es un problema cada vez es más habitual en los centros escolares, así que nos parece importante explicar cómo evitarlo y como solucionarlo si ya se ha dado.

Normalmente quienes sufren acoso en la escuela también sufren ciberacoso. El bullying comienza en el centro escolar con insultos e incluso con violencia y continúa a través de aplicaciones como WhatsApp, también con insultos y amenazas. Pero también hay otro tipo de ciberbullying: Crean un grupo de clase y dejan fuera a un o una compañera. En el grupo creado hablan mal sobre esa persona e incluso, a veces, se ponen de acuerdo para hacerle daño físicamente.

Qué pueden hacer los padres y las madres

Como es lógico, las personas que sufren ciberbullying padecen ansiedad y no saben qué hacer, esto último sobre todo si los padres y las madres no han hecho bien su parte. Para evitar problemas como el ciberbullying, o detectar cuanto antes que un hijo o una hija lo está sufriendo, es conveniente que los padres y madres hayan creado un clima de confianza con sus hijos e hijas, que hayan hablado sobre Internet, las aplicaciones, las redes sociales, y los problemas que puede traer el mal uso de las nuevas tecnologías, además de haberle dejado claro que estarán ahí para ayudarle cuando lo necesite.

Si se ha realizado este trabajo, seguramente, el o la adolescente en el caso de ser acosado se lo contará pronto a sus padres. Cuanto más pronto tengan noticia estos de lo que está ocurriendo, antes y de forma más fácil podrán arreglar el problema.

Lo primero que se ha de hacer es escuchar al hijo o a la hija, y en la medida de lo posible, de forma tranquila. Es necesario que este sepa que se le va a ayudar y que no ha sido su culpa, puesto que a veces, los y las que sufren ciberbullying creen que son culpables de lo que les ha pasado.

Si quien ha realizado el acoso es del centro escolar, es fundamental hablar con la dirección del colegio, puesto que en las escuelas existe un protocolo para solucionar el ciberbullying. Es muy importante guardar las pruebas, puesto que en el centro escolar tendrán que verificar qué se ha producido un ciberacoso. En el caso de que se constate que se ha producido, los responsables del centro deben de hablar con la persona que ha acosado para que tenga la oportunidad de explicar qué ha pasado. Con quien ha sufrido el acoso también es necesario hablar, siempre de forma separada de quién le ha acosado, y se debe de valorar si necesitará tratamiento psicológico.

Si los padres han detectado pronto el acoso, seguramente se resolverá de forma fácil y sin consecuencias para el o la menor. Sin embargo, si lo ha sufrido durante mucho tiempo, puede que sea más grave y más lento el proceso. De todas formas, es importante seguir el protocolo, puesto que ayudará a resolver el problema de la mejor forma posible.

Respecto a quién ha acosado, debe de recibir un castigo que esté enfocado a reparar el daño causado. También debe de pedir perdón. En clase también es necesario realizar otro trabajo, hablar sobre este problema y analizar cómo es la convivencia en clase.

Si se realiza de esta manera, el acoso a través de Internet posiblemente no se repita, y se conseguirá hacer frente al ciberbullying, un problema que cada vez es más frecuente en las escuelas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba