Uso inteligente de las tecnologías de la información

Sospechos@s

¿Hasta qué punto somos responsables de las opiniones que vertimos en la red?

Por Cristina Ruiz

Todo lo que compartimos en la red tiene sus consecuencias. En los últimos días se ha suscitado un gran debate en torno a la responsabilidad y los efectos que puede tener una opinión personal expresada en cualquier plataforma de Internet.

Sin entrar a valorar los términos legales que rigen este tema, que para eso están las leyes, si queremos reflexionar sobre hasta qué punto somos conscientes de la importancia que pueden llegar a tener nuestras acciones en Internet.

Sabemos que todo lo que se sube a Internet, queda en Internet, es muy difícil eliminarlo. Aunque te arrepientas y lo elimines, alguien se te ha podido adelantar y bien por medio de un pantallazo o compartiéndolo, seguir en la red por los siglos de los siglos. Hay que pensarse dos veces, (o más), que fotos, videos u opiniones compartimos.

Tras la polémica surgida recientemente, las declaraciones del Ministro de Interior, daban a entender que existía una especie de vacío legal en torno a los conflictos que iban surgiendo en Internet, debido, es de suponer, a que el desarrollo que han alcanzado las nuevas tecnologías en los últimos años ha sido meteórico. La ley camina por detrás y debe adaptarse de manera lo más rápida posible a cada polémica que va surgiendo.

Por su parte, los jueces aseguran que los delitos en la red están suficientemente tipificados, tal y como lo están fuera de ella. Aquí os dejamos un enlace como muestra.

Como adultos, tenemos y debemos tener derecho a opinar., valorar y expresar nuestras ideas en cualquier tipo de foro, sea público o privado. Sin embargo no debemos olvidar en ningún momento que nuestro comportamiento es en cierto modo, un referente para nuestros hijos e hijas y por tanto, no debemos tomarnos a la ligera las consecuencias que éste pueda tener

Intentamos a diario inculcar a nuestros menores la necesidad de actuar de modo responsable en la red, la importancia de mantener actitudes de empatía frente al otro, aplicar el sentido común y pensar dos veces antes de escribir o publicar cualquier tipo de contenido. Insistimos, o deberíamos de hacerlo, en que no hay que insultar, calumniar o mentir, reiteramos la necesidad de unas normas básicas de respeto, pero la realidad es que tanto nuestros hijos e hijas como nosotros/as vemos con demasiada frecuencia casos que nos demuestran lo contrario.

Internet ha hecho posible que las opiniones de cualquier persona puedan ser difundidas sin barreras ni cortapisas y así debe de ser, pero como adultos responsables no debemos olvidar que somos referencia de los que viene detrás y que por tanto, debemos actuar de manera correcta y cumplir las normas básicas que deseamos inculcar.

  • Si no queremos que nuestros hijos y nuestras hijas publiquen cualquier tipo de imagen personal, no lo hagamos nosotros.
  • Si no queremos que traten a la ligera determinados temas, pensemos nosotros que tipo de contenidos compartimos o guardamos, (en nuestros móviles, por ejemplo).
  • Si les decimos que no hay que insultar, no insultemos nosotros.

Desde Didaknet siempre hemos intentado en nuestros cursos concienciar a los niños y a las niñas de que lo que suben a la red queda ahí, que en el futuro es muy probable que a la hora de encontrar un trabajo, las empresas miren como eres en tu vida digital. Claro que si ven que su madre o su padre actitudes desproporcionadas e irresponsables en Facebook o en Twitter, el mensaje se les diluye.

Por ello también tratamos de advertir a los adultos, que son responsables de los actos de sus hijos e hijas menores de edad en las redes sociales, en la misma medida que lo son por acciones propias.

El mejor camino para poder sacar el máximo partido a las nuevas tecnologías y que éstas sean realmente útiles para desarrollar nuestros derechos y libertades, es no olvidar en ningún momento que todo lo que hacemos va dejando huella en su aprendizaje y puede definir sus acciones futuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba