Uso inteligente de las tecnologías de la información

Hola soy Cristina y he acosado en la red

Hola, soy Cristina y he acosado en la red

Por Cristina Ruiz

Con una frase similar a esta, escrita en un cartel, aparecía una adolescente en las redes sociales. El hecho suscitó una gran discusión en la red al tratarse de un castigo impuesto por la madre de la joven, tras haber cometido bullying (acoso), contra una compañera.

Opiniones a favor y en contra de la estrategia seguida inundaron Internet en pocas horas. La polémica estaba servida…

La menor aparecía en la imagen sujetando un cartel en el que reconocía haber tomado decisiones equivocadas en las redes sociales a pesar de considerarse una chica inteligente. Añadía que iba a vender su iPod y donar el dinero a una asociación que lucha contra el acoso, con la esperanza de que ello le ayude a cambiar su comportamiento y finalizaba su discurso con la frase “porque el bullying está mal”.

HaileyEn la imagen se muestra claramente la cara de la menor, (la hemos pixelado) y se publicó en Facebook, convirtiéndose en viral en pocas horas y alcanzando una repercusión que probablemente, no hubieran imaginado ni la niña y ni su madre. En poco tiempo, surgieron opiniones críticas por el método utilizado y la madre de la menor se vio obligada a explicar sus argumentos.

Hailey MumSegún ella,  este era el único castigo que iba a hacer reaccionar a su hija ya que el tema venía de lejos y ya había agotado los castigos convencionales. Sin embargo, en opinión de muchos, esta pena constituye una especie de “bulllying” en si mismo y lo único que puede provocar es un sentimiento de odio hacia su progenitora; es decir, en ningún modo va a provocar una reacción positiva ni educativa.

Considerando todos estos argumentos, nos planteamos hasta qué punto este tipo de acciones más o menos drásticas, son una buena idea.

Por un lado y recurriendo a la frase “a grandes males, grandes remedios”, es posible que la niña recuerde durante mucho tiempo esta experiencia y ello pueda lograr que no repita su conducta al menos a corto o medio plazo.

Sin embargo, quizás hubiera resultado igual de convincente si en lugar de aparecer la imagen explícita de la niña, ésta se hubiera semi-ocultado tras el cartel, protegiendo de ese modo su intimidad. Pero ¿hubiera sido igual de efectivo?

¿Tiene una madre por el hecho de serlo, derecho a humillar a su hija obligándola a mostrar en público su arrepentimiento o por el contrario, tiene la obligación de hacerlo, para que su hija comprenda sufriendo en primera persona los sentimientos que ha podido producir en un tercero?

Como padres y madres vivimos muchas situaciones en las que la línea entre lo correcto y lo equivocado está difuminada entre infinidad de dudas.

Casos como este nos pueden ayudar a ir definiendo opiniones y posiciones ante conflictos en los que algún día, podemos nosotros/as o nuestros/as hijos/as ser protagonistas.

Todos los protocolos que existen sobre el bullying hacen hincapié en la importancia de reconocer la culpa, pedir disculpas públicas en las plataformas en las que se haya cometido y  por supuesto en el ámbito personal, directamente a la víctima.

El hecho es que casos de acoso están proliferando a diario en las redes sociales y que acciones como ésta pueden ayudar a dar mayor repercusión a sus nefastos efectos. Pero una vez más insistimos en que el mejor camino debería de ser la prevención, en aras de evitar este tipo de situaciones, en las que la polémica puede llegar a neutralizar de algún modo el trasfondo de la cuestión.

El acoso se puede evitar si educamos a los más jóvenes en la empatía hacia el sufrimiento ajeno y en la necesidad de ejercer un buen uso de estas potentes armas que tienen entre las manos, que son las redes sociales.

Que las utilicen con madurez y sentido común depende en gran medida de nosotros, los adultos responsables de su formación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba