Desconocidos en Internet

Hola, soy un desconocido, ¿me aceptas?

Por Txema González

Si los desconocidos fueran siempre así de francos, no habría tantos problemas.  Los niños y niñas entran en Internet con la intención de jugar, manejan los móviles de sus padres y madres o incluso disponen ya de uno propio para comunicarse por WhatsApp, además tienen abiertos perfiles en redes sociales. Antes o después tendrán algún tipo de contacto con desconocidos.

¿Creéis que están preparados?

En nuestros cursos con menores les ponemos un ejemplo de Chat en el que un desconocido intenta comunicarse mediante trucos, hasta ir sacando información personal a una supuesta víctima de su edad. Su teléfono, su dirección, sus costumbres, cuando está sola, etc.

En el ejemplo el desconocido arranca de la siguiente manera:

  • Imanol (desconocido): Hola, soy Imanol, amigo de Jon
  • Andrea (la víctima) :     ¿Qué Jon? ¿El de clase?
  • Imanol (desconocido): Si, ese.

Errores cometidos:

  1. Contestar a un desconocido
  2. Darle pistas, ¿El de clase?

1. Lo primero que les decimos es que nunca deben contestar a mensajes de desconocidos, que deben ignorarlos e incluso bloquear a ese tipo de usuarios en cualquier plataforma por donde les entren: WhatsApp, Messenger, Hangouts de Google, Tuenti, Facebook, Skype, Juegos.com, etc.

2. También les explicamos que en caso de cometer el primer error no deben dar ninguna pista, todo lo contrario.

  • ¿Qué Jon?
  • ¿Cómo se apellida?
  • No te conozco, si quieres hablar conmigo por Internet que Jon nos presente.

La sensación que recibimos cuando ven el ejemplo de Chat nos suele sorprender en positivo, detectan fácilmente los errores cometidos por la supuesta víctima.

Les mostramos diferentes ejemplos de triquiñuelas que se suelen utilizar para establecer relaciones en Internet y aunque a veces se les pueda colar alguien, si que perciben cuando alguien les esta sonsacando información.

Las víctimas no sólo son menores de edad, las personas adultas también caemos en trampas que a veces nos salen caras.

Últimamente es noticia la estafa de los SMS, mensajes de móvil con frases tipo:

  •  “Te estoy escribiendo por wasap. Dime si te llegan mis mensajes. Me agregaste el otro día?”

O del tipo:

  • “Te he visto en Facebook…”

Nuestra curiosidad nos puede y contestamos para preguntar quién es, sin percatarnos de que el número del desconocido es de cinco cifras, es decir, de tarificación especial y que en realidad nos estamos suscribiendo a un servicio Premium que nos cobra por mensaje recibido, (de 0,35 a 7 euros), cosa que nos puede incrementar la factura del teléfono de manera importante. Aunque tengamos contratada una tarifa plana, ese tipo de números no están incluidos.

Sería interesante que antes de hacer nada, comprobarais los números de los desconocidos en la página web listaspam.com, donde las experiencias de otros usuarios nos informaran sobre quien llama o con que intenciones lo hace, normalmente vendernos algo o estafarnos.

ListaSpam¿Quién no ha recibido alguna llamada que al descolgar nadie contesta?

Normalmente son servicios automáticos para delimitar los horarios en que hay gente en casa para después llamar el comercial de turno para ofrecernos su producto. En esta página os informaran sobre esos números.

WhatsApp Mensajes de audio falsosDebido al éxito de WhatsApp a veces nos encontramos con correos electrónicos en nuestra bandeja de correo de supuestos mensajes de audio de la plataforma que no han llegado a su destino. Si pinchamos en el enlace contaminaremos nuestro equipo de malware.

Line, otro sistema de mensajería instantánea estilo WhatsApp, donde se usa la geolocalización, como ya comentamos en otro artículo, es utilizado por los desconocidos con malas intenciones.

Os ponemos un ejemplo, recibes un mensaje del tipo:

  • “Hola veo que estás cerca, ¿quedamos en la esquina del colegio y te paso las fotos del otro día?”

Si contestas, seguramente utilizará cualquier engañifa para conseguir que acudas.

Lo dicho, ignorar y bloquear, para evitar problemas.

En las redes sociales ocurre igual, recibimos peticiones de amistad de desconocidos, tanto las personas adultas como las menores de edad. A veces por engordar nuestro número de contactos no somos conscientes de a quien estamos dando acceso a nuestra vida y le damos autorización para ver nuestras fotos, incluso nuestro número de teléfono o información personal.

Existen muchos spamers, es decir personas que buscan nuestra amistad para luego utilizar nuestros perfiles para publicar publicidad en nuestro espacio (muro, tablón) y propagarla entre nuestros contactos.

Hablando de spam, ¿habéis recibido correos electrónicos  con asuntos de este tipo?:

  •  “Hola soy yo”
  • “Te quiero”
  • “Por fin te encontré”
  • “¿Has visto el video de la fiesta?”

Mensajes ambiguos que hacen que piques, los abras y contestes para saber su procedencia o pinches con el ratón en enlaces que nos contaminarán.  Si no esperas un correo o dudas de su procedencia no lo abras, ya se buscarán otros medios o insistirán dando más información en el asunto.

Los últimos cambios de Gmail también facilitan el acceso a desconocidos, como ya explicamos en nuestro artículo, debemos configurarlo para deshacer las novedades que nos puedan afectar, sobre todo a los más pequeños de la casa.

Pensando en los niños y en las niñas, los mayores problemas de Internet se inician por aceptar a desconocidos, porque no sabemos con que intenciones vienen. Si pretenden infectar sus terminales de malware, inundarles de correo basura, ganarse su confianza hasta conseguir información susceptible para después chantajearles o buscar como conseguir una cita.

Debemos inculcar a nuestros hijos e hijas el concepto “desconocido”.

Recordemos lo que nos decían nuestros padres y madres, “si alguien desconocido por la calle te ofrece caramelos no los cojas”. Tenemos que adaptarnos a los nuevos tiempos e inculcar ese mismo consejo en referencia a desconocidos que vengan por Internet.

A nuestro alumnado les solemos preguntar:

Si algún desconocido por la calle os pidiera amistad, ¿qué le diríais?

Siempre responden con una negativa. Pues en Internet, lo mismo.

Un comentario en “Hola, soy un desconocido, ¿me aceptas?

  1. Responder

    […] así como la gran cantidad de envíos que se realizarán, las posibilidades de que se nos cuele un desconocido son […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *