Uso inteligente de las tecnologías de la información

Carta a Facebook

Carta de una madre a Facebook

Por Cristina Ruiz

En Didaknet  también somos madres y los últimos cambios que ha preparado Facebook que afectan directamente a la privacidad de nuestros hijos y nuestras hijas menores de edad, nos han generado una cierta inquietud, por lo que tomamos cartas en el asunto.

Querido Mr. Zuckerberg:

Me dirijo a usted como madre de un hijo y una hija menores de edad, tras conocer su decisión de cambiar una vez más las normas de privacidad y abrir sus perfiles a un público en general formado en su mayoría por desconocidos.

¿Qué es público para ellos?

Para un menor, el concepto de público se limita a su familia, su colegio, su barrio, sus equipos, las personas que asisten a sus partidos, … es decir algo cercano a su entorno.

Con 13 años, su mundo no incluye Silicon Valley, ni las dos Coreas, ni el este de Europa; para ellos y ellas el “infinito y más allá” es otra cosa y tiene un significado bien distinto.

 Facebook dixit:

Los adolescentes están entre las personas más diestras en el uso de redes sociales, ya sea para participación cívica, activismo o sus ideas sobre una nueva película, quieren ser escuchados“.

Con esta frase su red social abre las puertas del cambio.

No niego que la juventud  sea diestra en su manejo; al contrario, pienso que lo es y mucho más que sus padres y madres a su edad, ya que han tenido acceso a muchos más medios y conocimientos. Su educación ha sido mejor y multidisciplinar.

Tampoco ignoro que tengan gustos propios o que deseen propagarlos aunque no olvidemos que a su edad los criterios vienen contaminados por las modas que conforman las corrientes mayoritarias.

¿Qué son activistas?

El activismo que pueden ejercer mi hijo o mi hija de 13 años es más bien limitado, tanto como su experiencia vital y su madurez cognitiva. A esa edad todo está en proceso de formación.

Quizás como persona no nativa en este mundo digital me pierda entre tanto cambio, pero creo que hasta hace cuatro días, la diferencia entre ser adulto o menor de edad radicaba en que los primeros podían recibir mensajes de cualquier usuario de Facebook y las personas menores, sólo podían recibir mensajes de amigos, de amigos de amigos o de personas que tuvieran su dirección de correo electrónico o número de teléfono móvil, (esto último ya era inquietante ya que podían recibir solicitudes de amistad de desconocidos que obtuvieran dichos datos de manera fraudulenta).

Tampoco era muy seguro que nuestros hijos e hijas aparecieran en los resultados de búsquedas de la red social, aun así, tuvimos que aceptarlo. Al menos las cosas que publicaban sólo tenían como destinatario a su grupo de amigos.

La presión de la competencia de Twitter y otras plataformas, ha hecho que su empresa, Facebook,  elimine esa barrera y permita a los menores hacer público todo su contenido, además de la posibilidad de tener seguidores nuevos desconocidos, que bien podrían ser una marca comercial de pizzas, hamburguesas, refrescos, compañías telefónicas, consolas o personas anónimas con dudosas intenciones.

Pero Mr.  Zuckerberg:

  • ¿De verdad cree usted que un niño o una niña de 13 años, (edad que ustedes consideran suficiente para poder crearse un perfil), tiene asentado su criterio para ser capaz de discernir si esas intenciones son inocuas, interesadas o peligrosas?
  • ¿No cree usted que con esa edad necesitan todavía una mínima protección por nuestra parte?
  • ¿Piensa que están preparados para discernir qué cosas son de carácter público y cuáles no?
  • ¿Está seguro de que prestarán atención en cambiar el selector de tipo de destinatario cada vez que vayan a publicar algo?
  • ¿Tiene usted hijos o hijas adolescentes?

Porque me preocupa que usted haya decidido dejar a criterio de menores el tipo de público al que dan acceso.

Me gustaría que ese tipo de decisiones las tomara su familia, su padre y su madre, sus profesores, su entorno más cercano, ya que nosotros y nosotras somos  los responsables últimos de su educación y no un señor que vive en la lejana California.

Sincerely your,

Una madre responsable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba