Uso inteligente de las tecnologías de la información

Respetar Límites, Coherencia

¿Es necesario respetar los límites de edad? Coherencia.

Por Cristina Ruiz.

Si dejamos a nuestro hijo o a nuestra hija de 9 años jugar al último juego que le han regalado, pero que marca 12 años como edad mínima recomendada, ¿estaremos haciendo lo correcto o no?

La respuesta no es sencilla y como siempre dependerá del criterio de cada familia.

La iniciación de nuestros hijos en las nuevas tecnologías es cada vez más precoz. Para cuando nos queremos dar cuenta, resulta que han aprendido a manejarse perfectamente en las redes sociales y en toda clase de dispositivos, (en nuestros cursos a madres y padres, cuando llegamos al apartado WhatsApp, nos suelen comentar que son sus hijos e hijas de 6-8 años quienes les han configurado sus smartphones de forma intuitiva), pasan gran parte de su tiempo de ocio en juegos, delante de las pantalla de su Nintendo, Wii o PSP y su forma favorita de comunicación es a través de los servicios de chat o mensajería instantánea.

La dificultad de partida es saber cuando es o no aconsejable que permitamos a menores de edad esta iniciación, que por otro parte, debemos asumir, es inevitable. Partimos de que los límites se establecen por algo, a veces como algo impositivo y en ocasiones para que nos sirvan de referencia.

Está claro que no es lo mismo un niño o una niña de 9 años que de 15 ó 16. Su capacidad de respuesta ante una situación inesperada, el desarrollo del criterio propio o su habilidad para discernir lo que es bueno o no lo es tanto, evidentemente no es igual en todas las edades.

Debemos saber, ante todo, cuales son las edades mínimas que establecen las diferentes plataformas en las acabarán entrando nuestros y nuestras hijos e hijas. Esto es, por ejemplo, saber que la edad mínima para entrar en Tuenti y Twitter es de 14 años, 13 años en el caso de Facebook. En cuanto a WhatsApp, la edad requerida en sus términos de uso es de 16 años y Line marca los 15 años como mínimo.

Estos límites se basan en la Ley de Protección de Datos que prohíbe compartir datos personales a menores de 14 años sin permiso de los padres y madres.

Por otro lado, los juegos casi siempre indican la edad mínima recomendada para poder jugar, al viejo estilo que utilizaban en los cines para decirnos si una película era para menores de 13 años acompañados o para todos los públicos. En Internet y en juegos online también debemos acompañarlos, tal y como fuimos los/las de nuestra generación acompañados/as al cine. Simplemente recomendar que si les damos el premiso para hacerlo, sea siempre bajo nuestra supervisión y con permiso previo.

Y tengamos en cuenta que si obviamos esa primera recomendación, tenemos que estar preparados y preparadas para explicarles por qué no les vamos a dejar en el futuro abrirse una cuenta en Tuenti cuando nos lo pidan a los 12 años.

Los límites son recomendaciones unas veces basadas en criterios particulares y otras en criterios legales. En nuestras manos está la decisión y en nuestro criterio la responsabilidad, pero no debemos olvidar que es un largo camino y que la coherencia siempre aporta fiabilidad y seguridad.

Una buena idea sería fomentar el uso de juegos más educativos, basados en los deportes, en la deducción o en las habilidades artísticas, intentando de esta manera desviar su atención de otros juegos que tras la apariencia de ser de estrategia, esconden una incitación a la violencia, el sexismo, la discriminación, etc.

Para conocer que tipo de contenido tiene un juego y si es o no apto para una determinada edad os recomendamos la visita a la página de PEGI (Pan European Game Information). Es un sistema de clasificación por edades a nivel europeo que se dedica a catalogar videos, películas, DVD y juegos de ordenador, etiquetados según contenido.

Las clasificaciones por edades sirven para orientar a padres y madres a la hora de comprar o no un producto. Un juego PEGI 7 indicará que es adecuado para 7 o más años de edad, uno con clasificación PEGI 18 será sólo apto para mayores, por su contenido, no por su dificultad.

1 thought on “¿Es necesario respetar los límites de edad? Coherencia.

  1. Responder

    […] nuestro artículo ¿Es necesario respetar los límites de edad?, ya hablamos sobre la coherencia que debemos practicar los padres y madres a la hora de permitir o […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top