Uso inteligente de las tecnologías de la información

WhatsAppMóvil2

Ojo al móvil

Por Clara Fraile

Vivimos mirando al móvil y tecleando, y ya no lo utilizamos apenas para hablar por teléfono. Hace tiempo que los dispositivos portátiles con conexión a Internet, sean del tipo que sean, se están llevando el gato al agua en lo que a conectar personas se refiere, y hay una aplicación que comienza a ganar la partida a redes como Facebook o Tuenti: WhatsApp.

WhatsApp es un sistema de mensajería para smartphones que ha sabido hacerse indispensable. No tiene fronteras, cuenta con cientos de millones de usuarios en todo el planeta y, lo mejor de todo, es gratuito. Enviar un ‘guasap’ es una manera menos intrusiva  que hacer una llamada. Y además, en WhatsApp se pueden crear grupos de hasta 30 personas para chatear.

Una aplicación tan extendida y útil como WhatsApp nos puede ayudar mucho en el trabajo y los estudios. Pero también tiene un gran potencial adictivo, y puede convertirse en una obsesión peligrosa si llega a interferir en otras actividades de nuestra vida.

El 90% de los españoles mayores de 15 años tiene móvil y un 34% accede a internet desde el terminal. ¿Qué hace este 34% cada poco tiempo? Chequear el móvil y contestar los mensajes.

La adicción deviene en ansiedad. Un estudio de la Universidad de Worcester presentado en la Sociedad Británica de Psicología advierte que el 77% de los participantes en la investigación admitieron sentir siempre la necesidad de consultar el smartphone.

Los grupos de WhatsApp

Cualquier usuario de WhatsApp puede crear un grupo. Y no es necesario que nos pida permiso para incluirnos en él, de modo que enseguida acabaremos perteneciendo a numerosos grupos y de lo más dispares. Eso está muy bien, pero que cada dos por tres nos avise el móvil de un nuevo ‘guasap’ puede convertirse en un incordio.

Para salir de un grupo, debemos borrar el chat de la pantalla Chats. Si queremos volver a pertenecer a un grupo tendremos que pedirle a su creador que nos añada de nuevo. Otra opción es silenciar las notificaciones de un grupo durante un periodo de tiempo. Para más información podemos consultar las preguntas frecuentes de la propia aplicación.

1 comentario sobre “Ojo al móvil

  1. Responder

    […] nuestras colaboradoras de didaknet nos escribe esta semana sobre la adicción que pueden crear las aplicaciones de los móviles, sobre todo el […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba