Uso inteligente de las tecnologías de la información

Tu madre en Tuenti

Tener o no tener a tu madre en el tuenti, he ahí el dilema

Por Clara Fraile.

¿Conviene autorizar a los menores de 14 años a abrirse un perfil en las redes sociales? En la mayoría de los cursos para padres, madres y tutores que hemos impartido en diferentes centros de Bizkaia y Gipuzkoa ha surgido este debate. Cuando hablamos de redes en esta edad nos referimos normalmente a Tuenti, y en didaknet nos gusta más hablar de educar en la prevención que mediante la prohibición.

Algunos progenitores deciden dar permiso a sus hijos para “tener tuenti” siempre y cuando les agreguen como amigos. A los 12 años, los niños y niñas no suelen oponer resistencia a esta condición pero según van creciendo se dan cuenta que tener a su madre o a su padre entre las visitas significa un adiós a su vida privada.

“Tú sí que eres un ‘pringao’. Mira que tener a tu madre en el tuenti”. Frases de este estilo escuchan de sus amigos. Por este motivo, pasados unos meses, los chavales suelen bloquear a los mayores para poder expresarse con libertad enla red. Sinembargo otros menores optan por abrir un perfil paralelo y conservar también el antiguo, más “decente”, para mostrar a los adultos.

Los preadolescentes quieren dar esquinazo a quienes les vigilan en las redes y este choque generacional online lleva también a ciertos padres a utilizar tretas que en didaknet no consideramos plausibles. Hay progenitores que llegan a abrirse un perfil ficticio e intentan conseguir que el menor les acepte entre sus amigos. Lo peor es que esto a veces da resultado.

Sin ir más lejos, el que fuera Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Arturo Canalda, confesó que poseía un perfil falso mediante el que controlaba lo que hacían sus hijos en Tuenti. Mentir e infringir las normas de uso de la red social debería ser el último recurso. Bien es cierto que puede resultar comprensible que ante ciertas conductas disruptivas o de acoso los padres hagan casi cualquier cosa para intentar proteger a sus hijos.

Cuestión de confianza

De todas formas, a partir de los 14 años chicos y chicas pueden usar las redes sin consentimiento paterno. En las redes, como en cualquier otro ámbito de la vida, los padres tenemos que confiar en ellos, dejarles volar y equivocarse. Tengan la edad que tengan, hemos de tutelarles sin necesidad de invadir una privacidad a la que ellos evidentemente tienen derecho. No debemos espiarles. Es lógico que minimicen la ventana del chat cuando estamos a su lado; nosotros también hacemos lo mismo cuando hablamos por teléfono y alguien interrumpe nuestra conversación.

Curiosamente, una vez superada la adolescencia, los hijos no tienen inconveniente en tener a sus padres, tíos e incluso abuelos en Facebook. También es verdad que esta plataforma ofrece muchas más opciones de privacidad, ya que permite personalizar quien ve y quien no cada una de las publicaciones en la misma.

Los padres son padres, no amigos. Cuesta admitirlo y a todos nos gustaría entrar en el círculo de sus amistades. La llave la tienen ellos, como en este vídeo que refleja la situación con mucho humor.
[youtube http://www.youtube.com/watch?v=Zc5w3-4PtVk]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba