Uso inteligente de las tecnologías de la información

Contraseñas seguras

Cómo hacer entender a mi hijo/a que no debe compartir sus contraseñas

¿Cual es la más segura? La que no compartes

Por Cristina Ruiz

La contraseña es la llave con la que impedimos que extraños puedan acceder a nuestras cuentas en Internet. Normalmente, las madres y los padres lo tenemos claro, sin embargo,  a la luz de los datos, parece que nuestros/as hijos/as todavía no lo han asumido.

Desde una cuenta de correo electrónico, pasando por cualquier suscripción a una web, hasta las redes sociales más populares y masificadas como Tuenti, Facebook o Twitter, nos piden introducir una contraseña para poder comenzar a usarlas.

Pero, ¿están los más pequeños concienciados de la importancia de saber elegir una buena contraseña y lo más importante, de que ésta tiene que ser secreta?

Las estadísticas y la realidad hablan por sí solas y nos dirigen claramente hacia la duda razonable de que esto no sea así. De hecho, durante los cursos que solemos impartir en centros escolares hemos comprobado que el porcentaje de casos de usurpación de perfiles y robo de cuentas es demoledor. Los niños y niñas tienen muy clara la teoría, pero parece que a la hora de llevarla a la práctica algo falla.

Por lo tanto, debemos ser capaces, como adultos responsables, de explicar a nuestros hijos/as que la contraseña es como la llave de su casa. En primer lugar, una buena llave de seguridad nos ayuda a evitar que nadie pueda entrar en nuestra casa. Cuanto más segura sea la cerradura, más efectiva será ante posibles intentos de asalto. De la misma manera,  una contraseña lo más segura posible, nos ayudará a protegernos de hipotéticos intentos de acceso por parte de hackers.

Unos principios básicos son suficientes para “blindar” nuestras contraseñas e impedir posibles “copias” de nuestra llave. Optar por claves largas, de al menos ocho dígitos y que combinen números, letras mayúsculas y minúsculas y signos, puede ser un buen comienzo. Evitar nombres propios, motes conocidos, el nombre de su mascota, actor o futbolista preferido, año de nacimiento o número de teléfono, también es algo a tener en cuenta. Un truco sería por ejemplo, sustituir dígitos por números romanos en forma de letra, intercalar entre ellos signos tipo +, :, o / , o sustituir palabras por letras que suenen de manera similar, al estilo de los SMS que ellos tan frecuentemente utilizan.

Por ejemplo: 555 600 123 puede ser nuestro número de teléfono. Si lo convertimos en vvv+1234V6, ó 555_i23456, conseguiremos una clave muy completa, fácil de recordar pero muy difícil de plagiar o adivinar.

Lo mismo ocurriría con las preguntas de seguridad que tenemos establecidas para recuperar una contraseña olvidada o sustraída. Si elegimos una pregunta obvia del estilo de “¿cuál es el nombre de tu madre?”, posiblemente muchos puedan conocer la respuesta. Deberemos por tanto, optar por una pregunta personalizada cuya solución solo conozcamos nosotros.

 Pero claro, ¿qué ocurre cuando cerramos la puerta con la llave más segura que existe en el mercado pero la prestamos sin pensarlo dos veces a nuestro mejor amigo? ¿Y si al cabo de un mes nos peleamos con ese mejor amigo y pasamos a convertirnos en acérrimos enemigos?

Si le preguntamos a nuestros hijos e hijas si les parecería lógico que enseñáramos nuestra clave de la tarjeta VISA a alguien, seguro que nos contestan con un rotundo “ni se te ocurra”. Pero cuando se trata de contraseñas y de sus mejores amigos, la cosa cambia desde su punto de vista.

Por ello, tenemos que conseguir que logren equiparar estas situaciones y entiendan de forma práctica y real la importancia de manejar con seguridad sus datos en Internet.

3 comentarios sobre “Cómo hacer entender a mi hijo/a que no debe compartir sus contraseñas

  1. Responder

    […] una buena contraseña y, siempre que sea posible, configura el acceso en dos pasos, es decir, usando el teléfono móvil […]

  2. Responder

    […] cursos con los niños de 5º y 6º de Primaria hemos encontrado problemas de mayor o menor calado: robo de contraseñas, acoso, distribución de imágenes sin autorización, […]

  3. Responder

    […] acabar, os recomendamos leer el post de Cristina Ruiz, donde nos explica “Como hacer entender a nuestros hijos e hijas que no deben compartir sus […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba