Uso inteligente de las tecnologías de la información

¿Valoramos nuestra privacidad?

Por Andrea Alfaro

Cuando damos los cursos sobre redes sociales para niños y niñas vemos que ellos han nacido en un mundo digital y no ven muy clara la línea entre lo virtual y lo real. Sin embargo, la teoría se la saben muy bien, no deben hablar con desconocidos, pero cuando el desconocido es el amigo de un amigo ya no es un desconocido. Si tienen una mala experiencia su reacción suele ser borrar al amigo del amigo, y si la cosa va a mayores, los padres y las madres les suelen invitar a que abandonen las redes sociales.

¿Pero qué pasa con las personas adultas? En muchos casos el resultado es peor. Creemos que la edad es un grado y que nosotros estamos fuera de peligro y en ocasiones, nos comportamos peor que los adolescentes. Publicamos fotografías de nuestros hijos e hijas sin pudor en el Facebook, hablamos abiertamente de nuestra vida y en ocasiones tenemos hasta más de 300 amigos que como es obvio es imposible que muchos de ellos sean algo más que conocidos.

El problema es que no conocemos las consecuencias. Estamos en un mundo nuevo del que aprendemos día a día y por mucho que nos hagan advertencias, hasta que no tenemos el abismo delante no somos conscientes de si hay peligro o no. En Facebook alimentamos nuestro ego, sobre todo si recibimos unos cuantos «me gusta» a nuestra frase, foto o vídeo, exponemos sin darnos cuenta nuestra vida, a veces, en demasía, y no somos conscientes de que la exponemos a más gente de la que podemos controlar.

Y ¿qué pasa con las fotografías de nuestros hijos o hijas? Aparentemente son inofensivas, están jugando en la playa, se les ha caído un diente y nos lo muestran, quizás todo esto acabe bien, pero no podemos estar en una sociedad donde se exige que los menores sean pixelados en revistas y televisión para que luego nosotros y nosotras publiquemos sus imágenes ante más de 300 supuestos amigos y amigas.

Esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿valoramos nuestra privacidad? En la mayoría de los casos no, preferimos tener más de cien amigos y amigas, aunque sea para aparentar que no somos un@s «pringa@s», alimentar nuestro ego con muchos me gusta y tratar de ser lo más ingeniosos posible. Incluso descargar nuestros malos días, porque aunque en el Facebook te deje acotar a quién dejas ver lo que pone sólo un 3% lo utiliza.

¿Compensa valorar nuestra privacidad? Desde Didaknet pensamos que sí, porque eso significa tener una madurez personal, saber que no mostramos nuestras debilidades a cualquiera, que no necesitamos exponernos continuamente, dejar que sean nuestros hijos e hijas los que decidan si quieren estar en redes sociales o no, cuando tengan criterio, si no, ¿qué autoridad tendremos para recomendarles que no publiquen tal o cual cosa?

Quizás la novedad ha podido con nuestras defensas, pero antes de publicar el siguiente comentario, foto o vídeo, tratemos de reflexionar al menos durante un minuto.

3 comentarios sobre “¿Valoramos nuestra privacidad?

  1. Responder

    […] en leyes, en seguridad informática y en redes sociales recalcan la importancia de proteger nuestra privacidad y de abstenernos de publicar contenidos e imágenes en la Red de los que más tarde podamos […]

  2. Responder

    […] Es importante que niños y jóvenes identifiquen los riesgos y afiancen el conocimiento sobre las medidas preventivas para evitar situaciones problemáticas. La línea entre la experiencia positiva y negativa puede ser muy estrecha; es muy difícil determinar cuántos niños han sufrido daños y cuál ha sido la severidad de los mismos debido al cyberbullying o al grooming, por citar dos de los riesgos. Somos los mayores los que tenemos la responsabilidad de hacerles ver su vulnerabilidad. Para aconsejarles que no utilicen sin pensarlo la webcam tenemos que conocer el medio en el que se mueven. Y es que la única medida de prevención efectiva pasa por concienciarnos de la necesidad de proteger nuestra privacidad. […]

  3. Responder

    […] ver el valor de la privacidad; insistirles en que, al menos, hagan privadas sus cuentas en Instagram y Twitter, de modo que lo […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba