Uso inteligente de las tecnologías de la información

No son los padres los que influyen en los niños sino al contrario

Por Juana de Julián

La actitud de los niños tiene una influencia disuasoria en los mayores,  de la que a veces no nos percatamos, porque se introduce momento a momento, caso a caso, habitualmente en situaciones de crisis, prisas, agobios, en las que los mayores cedemos, pensando que es “puntual”, pero esa ocasión se repite una y otra vez, hasta que el niño, lo asimila como  algo habitual,  lo integra y  lo  hace ley.

Esta ley ya instaurada la defienden hasta las últimas consecuencias,  hasta conseguir que se haga costumbre.

Los padres son los que van introduciendo a sus hijos e hijas en el mundo social, van inculcándoles las normas necesarias para esta nueva vida de compartir, respetar, mostrar lo que hay que comer y lo que no, cuál es el tiempo de jugar y cuando es el momento de recoger los juguetes, pero esto desde el principio, si todavía no pueden hacerlo,  hacer como que los ayudas. En estos últimos años, se ha añadido una nueva tarea, el deber de los padres a formar a sus hijos en el uso adecuado de las redes sociales, tiempo y dedicación, ya que es la nueva forma de relacionarse socialmente, tan necesaria como llevarles al parque.

La manera de aprender del niño es siempre imitando, de ahí la importancia de ser coherente entre lo que se dice y lo que se hace; por eso cuando hay una contradicción, les invade la duda y emprenden su batalla que en la mayoría de las veces ganan, a no ser que los padres lo tengan muy claro y estén dispuestos a sostener esa batalla, de modo sordo, pero constante. De esta manera, serán los padres los  que influyan en los hijos.

Juana de Julián, psicopedagoga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba