Uso inteligente de las tecnologías de la información

Se acabó el reinado de la pantalla de la tele

Por Clara Fraile

Los adolescentes son incapaces de mirar exclusivamente la pantalla de la tele. Tal y como advierte Enrique Dans, un reciente estudio sobre los hábitos de los más jóvenes llevado a cabo en EE.UU. indica que el tiempo invertido en medios unidireccionales como la televisión se ha acortado drásticamente. El abandono procede sobre todo de los segmentos de población de menos edad. Además los chicos y chicas que consumen contenidos audiovisuales, lo hacen en una pantalla diferente: la del ordenador.

La práctica totalidad de los adolescentes (97%) pasa más de dos horas al día en su red social, actualiza su estado en la misma al menos una vez al día. Pero no hay que obsesionarse por la “mala influencia” de las redes sociales. Los adolescentes que son más activos en estas redes lo son también fuera de ellas: tienen más vida social, más amigos, e incluso mejor rendimiento académico.

¿Qué hacen tanto tiempo con el ordenador? Adolfo Sánchez Burón, psicólogo, vicerrector de Investigación de la Universidad Camilo José Cela y autor del estudio “Los adolescentes en la red” desvela el gran secreto: compartir y subir fotos, comentar las fotos de los amigos y mandarse mensajes privados. A diferencia de los adultos, cuando llegan a casa siguen relacionándose con los amigos que acaban de ver en persona.

Sánchez Burón considera que las redes “son un instrumento de socialización, mejoran su autoestima y habilidades sociales justo en un momento, la adolescencia, que se caracteriza por la inseguridad. Según este experto, las utilizan los estudiantes que tienen mejor rendimiento. “Los chicos que mejores notas sacan suelen ser los más maduros también en el ámbito social”, afirma.

Ante este panorama, “los padres y cuidadores deberían: educarse sobre internet y las formas en que los niños lo utilizan, así como la tecnología en general; explorar y evaluar la efectividad de las herramientas tecnológicas disponibles para cada niño particular y su contexto familiar, y adoptar las herramientas que resulten apropiadas; ser partícipes e involucrarse en el uso que los niños hacen de Internet; ser conscientes de los riesgos comunes a los que se enfrentan los jóvenes para ayudar a lo niños a comprender y manejar las tecnologías; prestar atención a los menores en riesgo en su comunidad y en el grupo de compañeros de sus hijos; y reconocer cuándo necesitan pedir ayuda a otros”. Esta es la recomendación que el Grupo de Trabajo Multi-Estado en Redes Sociales de los fiscales de Estados Unidos, en su informe final “Enhacing Child Safety & online Technology(PDF)”, traslada a los educadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba